Category Archives: Familia

Fiesta y tentación

Bendigo tu vida y agradezco a Dios por la oportunidad que me da de llegar hasta tu país por medio de este blog.

Quiero iniciar diciendo cual no es mi propósito con este post: animarte a crear hábitos nomas. La biblia nos dice que todo lo que hagamos, sea de palabra o de echo debe ser para glorificar a Dios. Somos propiedad de él, y somos hijos de él. Ya no somos nuestros propios dueños mí y no puedo vivir mi vida como si fuera buey sin dueño. Realmente este tema no me gusta tocarlo porque he sido el que más ha fallado en el mismo y es el de ponerse metas. De hecho nunca tengo el hábito de ponérmelas aunque siempre uno tiene en su corazón anhelos y deseos de agradar a Dios. Si tu deseo no es agradar a Dios puedes leer otra entrada.

Estos días para muchos de nosotros serán diferentes, unos alegres otros de melancolía, otros extrañaras a familiares que no estarán más con nosotros (yo soy uno) y otros a autodestruirse.

¿Qué quieres tú para los próximos 33 días que vienen? ¿Qué te espera o que vas hacer?

Te quiero aconsejar de algunas cosas que pueden echar a perder la culminación de fin de año. En realidad días son días y el mañana no es nuestro pero debemos vivir como si el día que Jesús regresara fuera este día. ¿Ya viste el conflicto Israelí y Palestino? Todo está cumplido y me parece que la venida del Señor ya pudiera haber sino por algo que el Padre espera que solo él sabe, ya que el día y la hora nadie la conoce.

La melancolía.

No caigas en pensar en lo mucho que Dios te bendijo en el pasado, en las metas que no cumpliste, que este fin de año sea para agradecer por lo que Dios hizo, por lo que hizo a través de ti y lo que te permitió cumplir. Nadie puede cambiar sin que Dios no le dé el poder, y si no cuentas con esa guizanza y dirección es porque no te ha interesado y has sido indiferente a ella. El que busca encuentra y si así no fuera Dios es un mentiroso. Pero no, Dios es FIEL, y conmigo lo ha sido. Alaba a Dios.

Muéstrate amigo y comparte tus emociones con cercanos, abre tu corazón y pierde ese temor a ser juzgado. Aprende a ser juzgado también  pues Jesús lo fue pero eso no lo cambio, sino el con sus respuestas seguras de una identidad celestial hicieron un cambio en la humanidad.

Aprende a ser juzgado, aprende que los demás te cuestionen, y aprende que muchas veces: tienen algo de razón  No es la forma como lo dicen en su gran mayoría, pero si en el contenido. Dios usa burros, como no va usar a una persona que no le conoce. Piensa.

Amargura.

En esta no me detendré mucho para explicarte lo mucho que envenena tu corazón y que eso corta el favor de Dios y ya no eres agradable a el cuando la escoges y no deseas cambiar por mil excusas.

Si no puedes personar habla con alguien que te quiere, quizás cuatro, cinco personas, con cuantos sea necesario, pero habla también con tu Padre. No hagas a otra gente victima de tus enojos y no hagas capricho para no ver a la familia que se va reunir por muy mundanos o mala onda que sean o hayan sido con tus padres o contigo. Amalos. El amor no es una sugerencia de Dios, es una orden. Y eso hasta a mi me dolio hoy que lo escribo…

Autosatisfacción sexual.

No solo me refiero a hábitos como la masturbación. Que puede ser una tentación clara y real para muchos, sobre todo los varones que tienen una mezcla de sentimientos estos días que vienen y el frió que de alguna manera influye. Esto último es algo misterioso y algo que debemos prestar sumo cuidado. Los jóvenes en su mayoría, y atados a esta adicción fuerte en tiempos de fin de año e inicios suelen caer con más frecuencia. Muchos se sienten un “forever alone” lo cual es una mentira sucia del infierno porque en Cristo esta una presencia que te puede llenar si la buscas con insistencia. Si tú sabes que tu padre te puede dar un iPhone5 para esta navidad le insistirías frecuentemente sabiendo que a él le gusta eso? A Dios le gusta. Él quiere que vengas por cosas buenas que tiene para ti, y no me refiero a cosas vanas sino cosas para tu alma. Es un buen tiempo para no aislarte y para hacer amigo, mostrarte amigo y ser diligente en cuidarte de todo tropiezo, ya sea con tu novia, ya sea por medio de una imagen en un momento de aislamiento o simplemente pasar por una avenida que no era necesario pasar y tu mente te tentó para tener un estímulo. Las chicas a lo mejor se sentirán tentadas a complacer a su pareja en cosas que no son licitas por la excusa del frió  y quizás no te ponga todas las escenas donde puedas gratificarte sexualmente a ti mismo(a) o estimular la sexualidad de otra persona pero no olvides que tú no eres hijo de “nadie”, eres el hijo del rey, hija del rey de gloria, del Señor de los ejércitos.

Excesos alimenticios.

Acá me meteré en problemas contigo, porque sé que nos encanta comer y no nos encanta para nada la disciplina y peor el ejercicio. Lo vemos como algo “cuando el doctor ya nos dice que nos va dar derrame” sino lo hacemos. Pero tú puedes todas las cosas en Cristo que te fortalece. ¿No sueñas verte bien? ¿No sueñas que no te juzguen porque no sabes alimentarte y por tener libras de más? Hay gente que yo en mi vida la entenderé, nunca sabré que es lo que quieren. Pero si aún tu propio bienestar no es suficiente hablamos al inicio de dar gloria a Dios con lo que comes y como te alimentas.

¿Cómo se supone que debe una persona cuidar la casa de Dios? Me refiero al local donde van todos a congregarse. ¿Acaso no lo limpian? ¿Acaso no le proveen de todo? ¿Acaso y según la capacidad que se tenga le pones alfombra y le decoras con “lo mejor” para Dios?

¿Dios se merece lo mejor? Claro y tú eres un templo para él, eres el lugar santísimo donde tu alma y su espíritu hablan cara a cara cuando horas. No lo ves? Claro que no pero sabes que está ahí y su presencia es real.

No comas en exceso, aprende a decir que no. No te sienta culpable en la cultura latina de tus padres comer para alimentarte y no para “llenarte”. En esas dos hay una gran diferencia. Dios quiere que termines bien la carrera y fuerte, no enfermo y lleno de cosas en un hospital. Se de pastores que por no controlarse en la comida ahora están en tratamiento, no pueden salir del país a países como Europa porque corre riesgo su salud. Amigo: la clave no es orar, la calve se llama disciplina.

“Edu no me gusta la disciplina…” – Ni a mi…

Que todo sea para dar honra y gloria a Dios. No hay pecados grandes y pequeños, para Dios toda mentira y compulsión es pecada. Son las consecuencias las que cambian y no creo que tú y yo las necesitemos.

Hay mucho mas que pudiera escribir acá  y por espacio no puedo hacer una lista grande, pero comienza a sacar esos malos hábitos de tu mente y ponlos en algo escrito o hablalos con alguien para que te pida cuentas de ello, y por ejemplo no te metas a comprar cosas compulsivamente, no compres, invierte. Se de aquellos que no están amargados en una esquina sino usa con astucia pro la unidad de la familia y de la iglesia. Hablo de tomar iniciativa para ser unidos. Si los demás no te colaboran habrá alguien que si, pero muévete y termina en alegría tu vida. Dios es un Dios fiestero no aburrido. Nosotros o la religión lo hicimos aburrido pero el es el mas alegre de todas las personas y lo creado. El pueblo de Dios somos gente productiva y gente lider, seamos diligentes en todos. La biblia es clara en los versículos que escribo al final que la pereza y ser descuidado no es de Dios.

Finalmente si este post te ayuda o al menos una persona es ayudada a controlarse y lo intenta, habré cumplido mi objetivo con el trabajo de publicarlo.

Dios te bendiga.

Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él.

Colosenses 3: 17

Cinco de ellas eran necias y cinco sabias.  Las cinco que eran necias no llevaron suficiente aceite de oliva para sus lámparas, pero las otras cinco fueron tan sabias que llevaron aceite extra

Mateo 25: 2-4 

Hasta los necios pasan por sabios si permanecen callados; parecen inteligentes cuando mantienen la boca cerrada.

Proverbios 17: 28

Sigue mi consejo y sálvate, pues te has puesto a merced de tu amigo.
Ahora trágate tu orgullo; ve y suplica que tu amigo borre tu nombre.
No postergues el asunto, ¡hazlo enseguida! No descanses hasta haberlo realizado.
Sálvate como una gacela que escapa del cazador, como un pájaro que huye de la red.

Tú, holgazán, aprende una lección de las hormigas. ¡Aprende de lo que hacen y hazte sabio!
A pesar de que no tienen príncipe ni gobernador ni líder que las haga trabajar, se esfuerzan todo el verano, juntando alimento para el invierno.
Pero tú, holgazán, ¿hasta cuándo seguirás durmiendo? ¿Cuándo despertarás?
Un rato más de sueño, una breve siesta, un pequeño descanso cruzado de brazos.
Entonces la pobreza te asaltará como un bandido; la escasez te atacará como un ladrón armado.

Proverbios 6: 3-11

Advertisements

+ Yo soy la revolución

No es coincidencia, es indispensable.  Necesitamos que seas revolución!

Toda revolución ha generado oposición y ataque. Quiero dirigir este post a los que están en sus trabajos y están sufriendo una gran presión y recordárles que debemos ser valientes. Sé que muchos hijos de Dios están en lugares de bendición donde hay paz y no guerra, es un lugar donde no es perfecto ni fácil pero vas con entusiasmo. Quiero retarte a no dejar de ser revolución porque TU ERES REVOLUCIÓN.

Mira que no estas llamado para “hacer la revolución”  sino a SER la revolución e medio de estas almas en pos de la oscuridad. Eres revolución desde el primer momento que frustras esa cita luego de la jornada de trabajo para ver a esa persona que ya tiene su pareja o en el peor de los casos… cónyuge  Eres revolución cuando devuelves ese cambio que se te dio de más. Eres revolución cuando en lugar de gritar decides por un: “Entiendo, lo siento, me hago responsable de la situación”.

Ser revolución implica obedecer a tus padres cuando los demás dicen “es que todos lo hacen”, cosa? como dice Jeffrey de Leon, eso es como decir: solo porque millones de moscas comen porquería justifica que es lo correcto. Hablo de dejar a quien tenia tu corazón sabiendo que no es para ti y tu no eres para ella. Me refiero a cuando decides “esperar” por la persona correcta. Sin duda de quien esta luchando por agradar a Dios con su cuerpo y no masturbarse o no ceder con pornografía en sus ojos una noche mas sino lo confiesa y pide ayuda. De dar su vida para ayudar a otras personas e ir a lugares donde ni las organizaciones, ni los gobiernos ni los presidentes irían. 

Hablo de valientes.

Los revolucionarios tienen otra actitud, los revolucionarios no nos da miedo lo que digan los hipócritas, ha pero no somos tontos tampoco, somos sagaces como una serpiente y mansos como paloma a la vez, y sabemos responder a la situación.  No ganaremos todos los puntos y las discusiones (no hablo de contiendas) pero nadie nos podrá acusar de algo que no hemos hecho. Nuestro ejemplo e integridad calla bocas y el Señor defiende nuestra causa cuando le obedecemos. Solo haz lo que te ha aconsejado en tus relaciones con tus superiores y líderes, con tus padres, crea buenas relaciones con ellos. Jesús dejaba callado a los Fariseos hipócritas y Escribas que lo atacaban con trampas y palabras llenas de veneno. El sujeto a la serpiente, y fue SOLO cuando el Padre lo permitió que alguien le puso un dedo encima, para ir al a cruz. Por tres años hubo momentos que si lees los evangelios, veras a un Cristo escapando entre las garras de ellos. La gente lo sabía y le seguía más y más en número.

No cometas el error de muchos de hacer esto con arrogancia y caer mal a propósito. Debes ser sabio y si la gente se ofende por tus valores y principios  ok, pero que sea por arrogancia o por jactancia personal dando una mala referencia lejos de una vida diferente habrás perdido la visión de tu Padre. La verdad de por si ya es ofensiva para muchos entonces no es necesario SER ofensivo. Tu eres revolución nada mas por seguir este mensaje y llevarlo a otros.

Tu Padre es un revolucionario (a la cultura de este mundo por supuesto) mandando a sacrificar a su hijo…. Pregúntale a un padre si haría tal cosa!!! Peor aún por la vida de otra persona!!!

El hijo es todo un revolucionario dejando su trono y su gloria por un cuerpo de pecado y de corrupción, por una vida que muchos no estarían dispuestos a vivir, para ser traicionados y vendidos por sus amigos. Para al final morir en la cruz. A quien se le ocurre dar la vida en una cruz por otros y llevando toda inmoralidad? Jesús llevo sobre si la homosexualidad de los hijos redimidos, llevo la mentira y toda la fornicación, llevo la condena de los ladrones.

Jesús se atrevió llevar el pecado de los hechiceros y pedófilos, de los políticos ladrones y de “buenos” que se creen justos cuando están muertos en vida.

El Espíritu Santo es un revolucionario, que a pesar que le has fallado tantas veces dejándote envenenar en tu corazón, sexualmente desviarte o cual sea tus errores luego que el vino a ti…. permanece con nosotros! El sigue aquí

¿Quien quiere vivir en tu corazón y en mi corazón sabiendo lo que somos?!!! ¿Quién se atrevió? Quien quiere soportar mi mal carácter y mis depresiones? Hay uno él se llama El Espíritu Santo. Él se atrevió.

Atrévete a ser revolución por tu Dios, pero se sabio al hacerlo.

¿Piensan que vine a traer paz a la tierra? No, ¡vine a causar división entre las personas!  

De ahora en adelante, las familias estarán divididas, tres a mi favor y dos en mi contra, o dos a favor y tres en contra.

“Habrá divisiones, el padre estará contra el hijo y el hijo contra el padre; la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra la nuera,y la nuera contra la suegra”.

Lucas 12: 51-53


Dependencia emocional #4 parte

¿Te esta sirviendo estas publicaciones? Hoy te entrego la ultima parte y tus comentarios son bienvenidos. ¡Buena lectura! y oro que seas libre de toda dependencia emocional en el nombre de Jesús.

Antes de comenzar a explorar los diferentes elementos para salir de la dependencia emocional, es necesario que nos tomemos de una verdad muy importante: No hay una fórmula que lleve a una vida transformada. La tendencia de toda una vida a formar relaciones dependientes no puede cambiarse siguiendo “diez pasos fáciles”. Jesucristo desea hacer una obra íntima y única en cada uno de nosotros por medio del Espíritu Santo. El cambio se producirá a medida que nos rindamos a El y que colaboremos con esa obra.

Las guías que aquí consideramos muestran modos en los que Dios ha obrado en las vidas de diferentes personas para sacarlas de la dependencia emocional. Algunas de las sugerencias se aplican a ser liberados de una relación específica mientras que otras atañen a quebrar líneas de conducta de toda una vida. Todas representan distintas facetas de una misma circunstancia: Terminar relaciones basadas en suplir nuestras necesidades, lo que nuestra vieja naturaleza pecaminosa nos demanda, y aprender a relacionarnos como “nuevas criaturas en Cristo” (2 Cor 5:17).

Comenzar por tomar un compromiso con la honestidad. Las dependencias son generalmente difíciles de superar por la decepción que crean. Esta decepción se quiebra cuando somos honestos con nosotros mismos, y admitimos estar involucrados en una relación dependiente y reconocemos los aspectos pecaminosos de la misma. Entonces estamos listos para ser honestos con Dios. No tenemos necesidad de ocultar nuestra confusión, nuestro enojo o cualquier otro sentimiento. Sólo necesitamos derramar nuestros corazones ante El, y pedirle que nos dé la disposición de obedecer y hacer su voluntad en esta situación.

El siguiente paso es ser honesto con otra persona. Podemos buscar a un hermano o una hermana maduro/a en el Señor y confesarle: “Mira, realmente estoy luchando con mis sentimientos hacia mi compañero/a en el grupo de evangelismo. Me estoy apegando mucho a él / ella. )Podrías orar conmigo al respecto?”. Si somos conscientes de maneras específicas en las que hemos manipulado circunstancias para promover esa relación dependiente, podemos pedir perdón por eso también. Cuanto mayor sea nuestra honestidad, mayor será la sanidad que recibiremos.

Al elegir a alguien con quien abrirnos, la mejor opción es un cristiano estable y digno de confianza que no esté emocionalmente involucrado en la situación. Esta persona puede interceder por nosotros en oración y hacer que le rindamos cuentas, especialmente si le damos la libertad de preguntarnos periódicamente cómo marchan las cosas. Debemos ser extremadamente cautelosos al expresar nuestros sentimientos hacia la persona de la que dependemos. He visto resultados lamentables cuando un/a hermano/a le ha compartido a otro: “¿Sabes?, me siento realmente atraído por tí; creo que me estoy tornando dependiente”. Un mejor primer paso es buscar el consejo y la oración de un pastor o un anciano de la iglesia antes de siquiera considerar hablar con la persona de la cual dependemos, e incluso entonces, debemos rogar a Dios que ilumine nuestras motivaciones al hacerlo.

Comenzar a separarse gradualmente de la persona. Hasta cierto punto hemos planeado nuestra vida alrededor de nuestro/a amigo/a. Por ejemplo, esto puede significar que vayamos a la misma iglesia. Dejar la iglesia sólo porque esta persona está allí no es la mejor solución. Debe existir una separación de todos modos, y eso puede ser que se junten solamente en actividades grupales. (Una vez más cabe aclarar que un matrimonio no debe tratarse de la misma manera que una amistad) Estar al lado de esa persona cuando no es necesario sólo prolongará el dolor y retrasará la obra de Dios en nuestras vidas.

También debemos dejar que Dios obre. Esto parece obvio, pero no es tan fácil como se cree. Si confesamos a Dios que estamos apegados a esta persona y que no hay nada que podamos hacer por nuestra cuenta, e invitamos a Dios a que venga y cambie nuestra situación, el Señor no pasará por alto nuestras oraciones.

Depués que mi amigo John hizo esta oración, descubrí que la gente comenzá a confrontarlo con sus relaciones dependientes, pero él aseguró tener todo bajo control. Luego su amigo decidió que comenzaría a asistir a otro estudio bíblico, y John encontró una “muy buena razón” para cambiarse al mismo. También se dio cuenta de que el Espíritu Santo le decía que se deshiciese de ciertos discos o cintas (aquellos que tenían “nuestra canción”), pero se mantuvo sin hacerle caso.

Si respondemos como John hizo, el resultado sería que pese a que le hemos pedido a Dios que obrara en nuestras vidas, (estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que no lo haga! He aprendido, en primer lugar, que impedir que Dios quite a alguien de mi vida sólo produce una falta de descanso y una agonía más prolongadas. Colaborar con el Espíritu Santo hace que seamos sanados más rápidamente de esas relaciones.

Prepararse para el dolor y la depresión. Dejar una relación dependiente puede ser tan doloroso como atravesar un divorcio. Si nos permitimos sufrir por un tiempo, nuestra sanidad será más rápida. Si reprimimos nuestro dolor y nos negamos el tiempo para recuperarnos, cargaremos con una culpa y una amargura innecesarias. Puede que nos tornemos insensibles y que no respondamos emocionalmente, evitando aun las relaciones sanas, y que eventualmente nos preparemos para una futura relación dependiente. Cuánto mejor es permitirnos sufrir surante este período de “dejar ir” al otro. Algunas personas han dicho haber encontrado un especial consuelo en el libro de los Salmos durante este tiempo.

Cultivar otras amistades. Aun cuando sea difícil y produzca temor, y aunque no sea lo que queramos hacer, debemos dar el paso y desarrrollar nuevas amistades. Nuestros sentimientos mejorarán más tarde y estaremos contentos de haber invertido en las vidas de nuestros nuevos amigos. El Señor nos guiará a otras relaciones, El sabe exactamente las amistades que necesitamos para manifestar nuestras cualidades especiales y para limar nuestras imperfecciones. Descubrir la visión de Dios para las relaciones. Si amamos a otros como Dios los ama, querremos verlos hechos conformes a la imagen de Cristo. El Señor quiere resaltar las cualidades en nosotros que reflejan su carácter y los dones que hacen posible que hagamos su obra. Andy Comiskey, del Ministerio de consejería Desert Stream en Santa Mónica, California, dijo: “Esto puede parecer duro, pero nuestro deseo de ser disciplinados emocionalmente puede hacer o deshacer una amistad. Cuando cambiamos los mejores intereses del otro por nuestra propia necesidad, corremos el riesgo de perder esa amistad”. Si deseamos exclusividad con algún amigo, entonces nuestros deseos están en conflicto con lo que el Señor quiere. Debemos preguntarnos: “¿Estoy yendo a favor o en contra de Dios con esta amistad?”.

Comenzar a resolver los temas más profundos. La compulsión que nos lleva a formar relaciones emocionalmente dependientes es un síntoma de problemas espirituales y emocionales más profundos que necesitamos afrontar y resolver. Un análisis de nosotros mismos muy prolongado no es la manera más efectiva de descubrir esos problemas. Una forma de comenzar es poner todo delante de Dios en oración, diciendo: “Señor, sólo tú sabes qué es lo que me hace tan vulnerable a las relaciones dependientes. Muéstrame de dónde proviene esta necesidad y guíame para salir de esto”. La oración y el ayuno nos llevan hacia Dios y rompen ataduras como ninguna otra cosa lo puede hacer.

Otra manera efectiva es buscar el consejo y la oración de aquellos que Dios ha puesto como autoridad sobre nosotros. Para algunos, un largo período de consejería los ayudará a afrontar los aspectos de sus vidas que necesitan cambiar y ser sanados. Para otros, un pequeño grupo que se reúna regularmente para compartir las cosas profundas y orar será de una ayuda tremenda. Si somos humildes y honestos delante de Dios y de otros creyentes, creceremos en pureza, integridad y estabilidad emocional.

Prepararse para el recorrido. A veces la victoria nos elude porque nos preparamos para una batalla en vez de una guerra. Para vencer la dependencia emocional (ya sea una relación específica o una conducta de toda la vida) es necesario prepararnos para una larga guerra. Necesitamos conocernos a nosotros mismos, nuestras deblilidades, los tipos de personalidades que nos atraen, y los momentos en los que debemos ser especialmente cuidadosos. Necesitamos conocer a nuestro adversario, las mentiras con las que Satanás procurará tentarnos y cómo rechazarlas. (Incluso cuando estas nos parecen bien! Más que cualquier otra cosa, necesitamos conocer a nuestro Dios.

Debemos estar dispuestos a creer que Dios nos ama. Aun si no podemos sentir su amor, necesitamos levantarnos en fe y creerlo, y comenzar a agradecerle por eso. A medida que aprendamos de la persona de Dios a través de su Palabra, comenzaremos a dejar de lado esa imagen que tenemos de El como alguien cruel, distante o sin amor. Dejaremos de culparlo por los acontecimientos dolorosos del pasado, y nos daremos cuenta de que El se duele con nosotros por las consecuencias de la maldad de este mundo perdido. El está listo y dispuesto a sanarnos y transformar nuestras vidas. Una relación cercana con Jesús es el mejor lugar para refugiarnos de las dependencias emocionales.

¿Hay vida después de la dependencia emocional? Las dependencias son dolorosas y difíciles de superar, pero ayudan a darse cuenta de que esta condición es una de las enfermedades más curables conocidas por la humanidad. A menudo las personas son tan completamente sanadas de esta tendencia que no pueden siquiera concebir la idea de tener un pasado de dependencias emocionales.

La recompensa inmediata al renunciar a estas relaciones es la paz con Dios. Incluso en medio del dolor por la pérdida de alguien, experimentamos paz, alivio y gozo al restaurarse nuestra comunión con Dios. “Es como despertarse de una pesadilla” me dijo una mujer.

La paz con nosotros mismos es otra bendición que recibimos. Es mucho más fácil agradarnos cuando no estamos planeando y luchando por mantener una relación que sabemos que Dios no desea para nosotros. Cuando dejamos de lado una dependencia, ya no somos atormentados por el temor de perder la relación, y esto también trae paz a nuestro corazón.

Después de renunciar a una relación dependiente, descubrimos una nueva libertad para amar a otros. Como miembros del cuerpo de Cristo, cuando toda nuestra concentración y atención están enfocadas hacia un solo individuo, otras personas en nuestras vidas sufren las consecuencias, ya que no reciben la atención que Dios desea que les demos.

Los que han teminado relaciones dependientes descubren una nueva compasión y un deseo de cuidar a otros que no está basado en la atracción sexual o emocional. Encuentran que ya no son tan críticos con las demás personas y que están menos a la defensiva. Comienzan a notar que sus vidas están fundadas en la seguridad real de su relación con Cristo, y no en la falsa seguridad de una relación dependiente.

Por último, vencer las dependencias nos da la libertad de ministrar a otros. Sólo podemos guiar a otros adonde ya hemos estado dispuestos a ir nosotros mismos. Cuando ya no racionalizamos relaciones incorrectas, nuestro discernimiento se hace más claro. Las verdades espirituales se hacen más fáciles de comprender y de aceptar. Nos convertimos en vasos limpios, apropiados para que Dios nos use.

En nuestro deseo de permanecer libres de las dependencias emocionales, necesitamos recordar que escondernos de la gente no es la alternativa a este problema. La dependencia es una sutil (y altamente convincente) falsificación de las relaciones inmensamente ricas y plenas que el Señor desea que tengamos a través de El. Debemos recordar que Jesús no es cruel con nosotros, El quiere enseñarnos a amar a las personas de una manera santa, y sabe que esto lleva tiempo. Hay una batalla entre la carne y es espíritu en todas las áreas de nuestra vida, y las relaciones no son la excepción a la regla. Pero el Señor Jesucristo es aquel que está uniendo a su cuerpo, y quien nos ayuda a madurar y a crecer en El, y siempre estamos aprendiendo. Tengo confianza en que “…el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6).

* Lori Thorkelson Rentzel es una escritora y redactora en San Rafael, California. Fue miembro del equipo de Love in Action, International, un ministerio de ayuda a aquellos cristianos que desean salir de la homosexualidad y de otros conflictos de identidad sexual. Ha dado talleres y seminarios sobre dependencia emocional y otros aspectos de las relaciones cristianas.

**Fuente y traducción por: Exodus Latinoamerica

*** Aca puedes leer la parte: numero uno, numero dos, numero tres.

 


%d bloggers like this: