Dependencia emocional #3 parte

¿Porque somos tan vulnerables a una dependencia emocional con otra persona? Meditemos en estos puntos y verdaderamente apliquemos en nuestras vidas según corresponda.

Aun cuando ambos miembros se dan cuenta de que la relación no es sana, pueden experimentar una gran dificultad en romper la dependencia. A menudo aquellos que están involucrados se separan para luego volver corriendo el uno hacia el otro. Incluso después de que la dependencia fue quebrada, los efectos de la misma pueden permanecer por un tiempo. Observemos por qué estos vínculos son tan persistentes:

En primer lugar, más allá de lo doloroso de una dependencia, esta nos brinda una cierta gratificación. Se posee seguridad emocional (una relación dependiente nos da la sensación de que tenemos a lo menos una persona con la que podemos contar y de que pertenecemos a alguien). Puede que esta relación satisfaga nuestra necesidad de intimidad, afecto y calor humano. Nuestro ego crece al saber que alguien nos admira o se siente atraído por nosotros. Una relación de este tipo puede añadir algo de emoción a nuestra vida cuando esta parece ser apagada de otro modo. De hecho, los altibajos estresantes de una dependencia emocional pueden tornarse adictivos en sí mismos. Por otra parte, el estar concentrado en mantener la relación puede proveer una vía de escape para no afrontar problemas personales y responsabilidades. Por último, muchas personas no conocen otro modo de relacionarse, tienen temor de rendir lo “conocido” por lo “desconocido”. El temor de perder esta gratificación hace que las relaciones dependientes sean difíciles de terminar.

El segundo motivo por el cual se hace duro cortar una relación dependiente es que no podemos verla como pecaminosa. La cultura en la que vivimos ha tomado la verdad de que “Dios es amor” y la ha tergiversado, transformándola en “El amor es Dios”. El amor es visto como algo correcto y propio en sí. Cuando uno ama a alguien (lo que significa tener sentimientos románticos hacia alguien), cualquier cosa que se haga con esa persona aparenta estar bien. Desde este punto de vista, las relaciones dependientes parecen hermosas, especialmente si no se está involucrado sexualmente de manera explícita. Los sentimientos genuinos de amor y amistad pueden ser usados para excusar los intensos celos y sentimientos posesivos presentes en una dependencia.

Por otra parte, puede que no veamos cuánto estas relaciones nos separan de Dios. “Desde que Jackie llegó a mi vida oro más que antes”, me dijo una mujer. (Un tiempo después admití que rara vez oraba por algo que no fuese su relación con Jackie! Cuando alguien dice: “Este amigo me acerca a Dios”, lo que suele suceder es que la dependencia emocional produce un sentimiento de euforia que aparenta ser cercanía con Dios. Cuando la persona se aleja un poco, Dios parece estar lejos.

En tercer lugar, ocurre que a veces las raíces del problema no son tratadas. Podemos terminar con una dependencia mudándonos a otro lugar, pero, de todos modos, si aún tenemos heridas sin sanar o necesidades no satisfechas, caeremos en otra relación similar o volveremos a aquella de la cual nos hemos alejado. Tratar sólo con los síntomas superficiales deja la puerta abierta para caer en un futuro.

En cuarto lugar, aquellos que deliberadamente entran en una relación dependiente se convierten en candidatos a la decepción espiritual. Cuando no hacemos caso a la corrección del Espíritu Santo nos hacemos vulnerables a la opresión satánica. Lo malo parece estar bien, y la verdad comienza a sonar como una mentira (ver, por ejemplo, Romanos 1). De este mismo modo, cuando somos liberados de la dependencia emocional nos damos cuenta de la importancia de la guerra espiritual (oración, ayuno y liberación). Si los lazos emocionales han sido muy profundos en la vida de una persona, especialmente si ha habido una relación sexual de por medio, es necesario romper las ataduras que se han formado entre los miembros de esa relación (a excepción del matrimonio). Cuando la dependencia ha sido una conducta de toda la vida, es necesario cortar los lazos de todas las relaciones anteriores. Si los aspectos espirituales no se tratan en profundidad, esta conducta persistirá.

En quinto lugar, puede que no queramos terminar la relación. Consejeros, pastores y líderes conocen la frustración de aconsejar, apoyar e interceder por personas sólo para darse cuenta de que no poseen interés en cambiar. Cuando estamos envueltos en relaciones dependientes, puede que digamos que queremos salir, pero lo que en realidad queremos es ser liberados de la responsablilidad de hacer algo por el problema. Esperamos que al hablar con un consejero seremos liberados de la presión de nuestra conciencia. Al mismo tiempo, nuestro deseo es continuar teniendo relaciones dependientes.

El camino para salir de la dependencia La tendencia a buscar seguridad en otro ser humano es un problema que casi todos afrontamos. Sin embargo, después de encontrarse con reiteradas frustraciones y sufrimientos en relaciones emocionalmente dependientes, buscamos algo que nos satisfaga más. Ansiamos encontrar contentamiento y descanso en nuestras relaciones con otros, pero, ¿Cómo romper con las viejas conductas?

[Continua en el post de mañana]

* Lori Thorkelson Rentzel es una escritora y redactora en San Rafael, California. Fue miembro del equipo de Love in Action, International, un ministerio de ayuda a aquellos cristianos que desean salir de la homosexualidad y de otros conflictos de identidad sexual. Ha dado talleres y seminarios sobre dependencia emocional y otros aspectos de las relaciones cristianas.

**Fuente y traducción por: Exodus Latinoamerica

*** Aca puedes leer la parte: numero unonumero dos, y la siguiente.

Versículo para meditar:

Jesús contestó: —El mandamiento más importante es: “¡Escucha, oh Israel! El Señor nuestro Dios es el único Señor.  Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.  El segundo es igualmente importante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Ningún otro mandamiento es más importante que éstos.

Marcos 12: 29-31


Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: