Iglesia: #3 Dependo de la gracia de Dios para relacionarme

Hoy tocare una parte mas de este tema, pero con el enfoque de la provicion de Dios para tu vida a la hora de relacionarte. Tu necesitas la gracia de Dios para con las personas y no usar tu humanidad que pretende dar el “mal por el mal”. Lo siguiente ayuda también mucho en las otras relaciones.

La gracia de Dios no es algo que nosotros merecíamos; de hecho la biblia nos dice que éramos enemigos de Dios. Solemos tomar una actitud vanidosa, o tal vez de exigencia para con Dios, o a lo mejor intentamos simpáticamente manipularlo y el que es bueno, no nos reprende fríamente sino nos deja pasar esperando que escuchemos su voz escrita en la palabra de Dios.

Muchos énfasis han pasado estos días atrás sobre el hecho que somos héroes, y creo que hay argumentos válidos para decir que una persona hace cosas grandes cuando de trabajo se trata pero Dios nos recuerda que sin la gracia de Dios es como un trapo sucio que se usaba en el tiempo bíblico donde muchos se lavaban. Algo que es higiénicamente asqueroso.

¿Dios ve asquerosos nuestros actos sin su gracia? ¿Porque? Es sencillo, su gracia quiere decir que su hijo ha pagado el sacrificio completo en la cruz para sanarnos y darnos vida. Él nos sacó de la esclavitud y si no comprendes que es la esclavitud solo recuerda que antes cedías al pecado sin cargo de conciencia o si la tenías no podías dejar de hacerlo. Jesucristo vino a cambiar eso.

La gracia de Dios he notado que se pide constantemente, no para ser salvo sino aquella gracia que la biblia menciona que nos ayuda a superar las dificultades de la vida. Gracia de Dios puede ser brindarte una beca, o a lo mejor brindarte el mejor puesto en tu trabajo. Gracia de Dios puede ser no tener que pasar por una enfermedad gracias a una intervención. Pero gracia de Dios también es las pruebas, regaños, dificultades y retos que odiamos.

Despreciamos los retos y oportunidades que nos llegan con disfraz de “momentos difíciles”. Así lo pintamos a otros no y tuiteamos: “Estoy pasando un momento difícil…” pero realmente es una bendición tener eso que tienes porque eso quiere decir que le importas a Dios y te ama demasiado como para dejarte así de arrogante o así de falto de conocimiento. Yo recuerdo las veces que tuve que reconocer que dependía de Dios, no quería aceptar que Dios me enseñara porque total ya había dicho lo suficiente en la biblia y como ya casi me la podía de memoria entonces… para que perder tiempo Señor???

Entonces comencé a ver que mi sabiduría y experiencia como joven no eran nada (con énfasis en “nada”) que clame como un hambriento a Dios y angustia porque no solo sentía que no tenía sabiduría ni inteligencia sino sabía que estaba perdido.

Si hoy te sientes tentado a continuar con la Telenovela y esa discusión, ese pleito o esa división silenciosa ¿porque no le pides al Señor su gracia? Si hay algo que nunca te negaría Dios es su gracia y amor para tener el poder de tener paciencia y soportar a los que nos hacen mal. Aquellas personas que no les parecemos por nuestros defectos o personalidad que tenemos muchas veces tienen razón pero solo la gracia de Dios te puede ayudar a cambiar y ser una persona distinta y confiable delante de las personas y de Dios.

Su gracia es el valor que se obtuvo gracias al gentil patrocinio del sacrificio de la cruz. El pago no solo una parte de esa gracia sino toda la que quieras y necesites. Anda pide su gracia y en abundancia que el mundo esta esperando la manifestación de los hijos de Dios.

Versículos para meditar:

Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona.

Colosenses 4: 6 LBLA

Sean siempre humildes y amables. Sean pacientes unos con otros y tolérense las faltas por amor. Hagan todo lo posible por mantenerse unidos en el Espíritu y enlazados mediante la paz.  

Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.

 Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad. En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia.

Efesios 4: 2-3, 13-15 NTV


Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: