Iglesia: #1 Cuestionamientos validos y manipulación

Hoy les comentare algo de lo que he estado viviendo. Como algunos saben, estoy en Italia desde hace dos años y medio, lo cual hizo que iniciara una nueva vida y cambio de todo: climas, ambiente, cultura, forma de vestirme incluso y nueva iglesia.

Al principio pensaba que no había realmente ministerios e iglesias en este país, pero ahora me doy cuenta que aunque escondidas por razones irónicas del gobierno hay tantas pero no pasan de 400 miembros las más enormes por dar un promedio ligero.

De niño crecimos con mi familia en un contexto de una iglesia muy religiosa, no de la religión tradicional sino donde era pecado vestirse con esto y con aquello, era pecado muchas cosas como andar a la moda, pantalones para las mujeres y algo mal visto relacionarse con personas que fueran “mala influencia”, olvidando que somos nosotros la luz del mundo y quienes afectamos a la humanidad y no ella a nosotros. Eso tenía que ver con inseguridad. Como esos estándares son altos y yo no conocía personalmente a Dios por mi edad pero sobre todo por esas ideas “externas” me volví contra él, y en especial por mi rebeldía y por mi corazón duro para juzgar a Dios por todas las cosas malas que me habían pasado. Algo de esto les comente cuando hice los post de mi testimonio.

Luego de eso a los 17 años vine a conocer a Dios en una iglesia pequeña, conservadora pero con una atmosfera sobrenatural, para mí fue un shock y si bien me quedaba muy lejos de casa y la gente no entendía porque iba ahí, yo sabía que Dios estaba haciendo grandes cosas en esa iglesia donde fui discipulado.

Muchos no comprenden ni saben las cosas que una persona que crece en el evangelio puede llegar a ver y como se puede frustrar. Tuve que tragarme escándalos sexuales, tuve que sobrellevar las preguntas del porque en esta primera iglesia los pastores le ponían el pie para que el otro pastor que traía el mover de Dios cayera y se fuera (y literalmente eso paso con muchos) había todo un cuerpo de pastores (y aun es así) que lo único que les interesaba era mantener su posición y la comodidad que ya les había sido enseñada llámese legalismo, religiosidad, fanatismo a las cosas externas y extremos que no tienen sentido.

De ahí salió una persona que fue de mucha influencia en mi vida, pero sobre todo a mi familia y la cual llevo a niveles espirituales que no conocíamos de forma impactante, comenzó a quitarnos el velo y desencantarnos de lo que estábamos viviendo lo cual ya no era vida nueva en Cristo sino lo opuesto a una vida sobrenatural. Pero siempre había una especie de velo o cortina de humo que no lográbamos ver, un secreto (no tan secreto sino un pecado justificado) el cual era que ella estaba con un hombre que no era su marido. Aparte de eso, jamás acepto que su hijo luchaba con la atracción al mismo sexo (AMS) y posiblemente su hija también. Todo nosotros lo sabíamos por medio de OTRAS personas que Dios trato de usar para darnos un: ¡Danger!

Resultado: Dios la metió en una gran prueba y proceso y nosotros nos quedamos heridos al ver el engaño que habíamos vivido, sin embargo la “fachada” de ella no negaba que muchas de las cosas que nos enseñó si eran la verdad. Creo que podemos enseñar la verdad y esta como no cambia puede ser comunicada aun por el mismo satanás pero nuestra vida puede ser totalmente lejana al propósito y la voluntad de Dios.

Cuantas veces no escuchaos la palabra “El Señor dice…” o “Dios lo que quiere es que usted me dé a mí…” o incluso “Si usted no hace tal cosa entonces le va venir una gran prueba…”

Luego a mis 17 años luego de conocer a Dios como nunca antes me lo habían presentado el enemigo ya tenía su arma de dos filos cuando comencé a ver que el pastor no proveía para su casa y su familia pasaba necesidad. Su mensaje siempre fue que Dios les había tenido en dificultad porque ellos no aprovecharon las oportunidades de Dios. Luego comenzamos a ver que el hijo del pastor era contra de su papá y de repente ya no estaba en la iglesia sino iba a otra iglesia.

En nuestra “lealtad” nosotros no hacíamos nada, creíamos que el problema era el, pero no, era su papá que no comprendía lo que era la responsabilidad. Predicaba muy pero muy bonito pero veíamos a veces llorar a su esposa que llego a ser el pastor cuando ella le pidió el divorcio y él se fue a Estados Unidos y nosotros nos vimos una confusión y desanimo completo.

Esta mujer luego tomaba decisiones sin dar cuentas a nadie sino “solo a Dios” y aunque llegaron a ser parte de una entrega de cuentas a un ministerio americano que se ofreció ayudarla en algo ella parecía autónoma. Luego nos metió en sus negocios y perdimos una suma considerada de dinero por varias cosas en las que “el Señor supuestamente dice” y terminaron en fracaso. Obviamente la culpa siempre eran dos: las circunstancias o nosotros.

Piensa en lo siguiente:

El lugar donde estoy congregándome ¿Me predica falsas doctrinas o extrañas?

¿Contradice la palabra de Dios lo que se predica?

¿Confronto lo que se me enseña con la biblia?

¿Los pastores o líderes son capaces de responder tus preguntas si les cuestionas o confrontas de algo que sea de peso? (Aclaro que hay personas que confrontan cosas que están fuera de contextos y tienen que cambiar de actitud)

¿Acaso salgo de ese servicio de domingo o miércoles (o el día que sea) lleno, edificado, con nuevas energías?

¿Tengo la convicción que la iglesia donde estoy está cumpliendo con la gran comisión pero lo más importante para ellos es una relación personal con Dios?

¿Si yo paso un mal momento a quien de los lideres acudiría?

¿Estoy viendo cosas que no están bien y por temor a irme o dejar mi “lindo” cargo no quiero moverme porque no me adaptaría a otro lugar?

¿Están ellos más sumergido en las “modas evangélicas” del momento y no en conocer a Dios de forma sobrenatural y personal? ¿Son los números lo relevante? ¿Son sus medios de comunicación o el impacto en ellos el punto?

Cuando vine a Italia me encontré con comunidades y liderazgo de diferentes tipos pero yo ore al Señor que no “quería más de lo mismo” ya estaba cansado y sin deseos de saber nada de Dios. Y déjame decirte que eso es muy pero muy peligroso, porque es ahí donde muchos vuelven atrás o vuelven a su pecado. Si una comunidad no te está enseñando a conocer a Dios vas a luchar solo en tus fuerzas y como resultado te vas a dar las caídas o te vas a encontrar en los fracasos más horribles que alguien pueda experimentar.

Ahora Dios ha contestado mi oración, estoy en una comunidad e iglesia sana y que va cumpliendo su destino en Dios, tiene identidad y sabe a dónde va. Es por eso mi carga para contigo que lees esto que medites y no dejes por temor dejar pasar el pecado delante de ti y no ser listo por “lastima” o por “la incomodidad del cambio y lo que la gente me comenzara a decir” o “me van a comenzar a convencer que yo soy el problema”.

Amigo o amiga: muchas veces el problema eres tú, pero muchas veces también son ellos porque no te han enseñado a comunicarte con el Señor y conocer su voz.

Acá no conté también que en la primera iglesia fuimos lideres con mi familia en grupos que allá se les llaman células (varían en algunos países el nombre pero son grupos en casas) y pasamos de todo: gente que nos traiciono, gente que se iba, gente que nos ayudó pero estaba en fornicación, personas que nos robaron, otras que nunca no pagaron y otras que abusaron. Debo aceptar que no fuimos una familia perfecta y cometimos también errores pero mi punto llega a esto: cuan dañados quedamos luego de todo esto.

Quiero decirte algo que te va sacudir y espero que así sea: tú no eres propiedad de NINGUN PASTOR. No tienes nada que pagar, no les debes nada y no estás obligado a estar en un lugar solo porque te meten medio que si te vas en otro lugar te van enseñar falsas doctrinas y te vas a perder.

Ya basta de legalismos donde si tu no estas con ellos te va “ir mal y te va meter Dios en una prueba” y esto se los hablo a muchos que leerán esto y tienen años de ser cristianos. Si eres cristiano de menos de 5 años y tu iglesia va en la gloria de Dios y vas creciendo este post a lo mejor no es para ti.

Este post está dedicado a ti que has sido herido, que has sido pisoteado por la gente, a quien todo mundo le hecha la responsabilidad porque “eres el líder” cuando cada uno tiene su responsabilidad para con Dios e individual.

Por supuesto, no niego la responsabilidad de comunidad que tenemos pero si en tu iglesia tú vas cada domingo por “más de lo mismo” y es una lucha cada mañana donde, si escogerías que te sacaran una muela sin anestesia antes que levantarte el domingo (tu único día de descanso en la mayoría) para servir en los 50,000 ministerios que te han dado porque supuestamente eres “bueno” ahí… es hora de poner prioridades. La prioridad número uno es tu propia vida espiritual. Cuidar la salvación es un trabajo individual y no de tu papá, abuela, tía o líder.

Dios está presente y él ha prometido dejarse encontrar a todo que le busca. Otro extremo de esto es irse y decir: yo voy a alabar al Señor en mi casa y me voy a encerrar y ahí Dios me va hablar. Si eso quiere decir que por tus heridas no quieres saber nada del evangelio y la iglesia como comunidad el problema eres tú. Arrepiéntete y conoce a Dios en “carne” lo cual es la iglesia.

No hay iglesias perfectas, pero aun existente comunidades sanas que intentan honrar a Dios de manera pura. No te dejes ir por las apariencias, aunque a muchos no les va gustar lo que voy a escribir pero tocare donde más duele: el mayor terror de un pastor (-no todos-) es que la gente se le vaya, cuando la gente no coopera o la gente se va es un golpe colateral para ellos pero si hicieran bien las cosas, como Dios le dijo a Caín, muchas cosas cambiarían y su concepto sobre sí mismo fuera más moderado.

Conoce a Dios en el secreto, pero permite que él te enseñe e inspire por medio de una comunidad sana, de lo contrario solo van a ser tropiezo para su vida y perderás lo que ya ha sido conquistado. Pide dirección a Dios porque no se trata de ir a “donde sea” y cometer otro error, no te mentalices que solo a ciertas personas les habla el Señor y no a ti. Ponle atención dejando de hablar con ansiedad y descansa en su provisión. Así, con respeto, sin rebeldía (no es el punto de este post el anarquismo), diplomáticamente, paciencia y honestidad da tus razones y busca un hogar sano en la fe.

Pregúntate si has leído alguna vez estos versos y observa como Pablo nos asegura que no se lo inventa el sino es palabra del Dios nuestro:

La siguiente declaración es digna de confianza: «Si alguno aspira a ocupar el cargo de anciano en la iglesia, desea una posición honorable». Por esta razón un anciano debe ser un hombre que lleve una vida intachable. Debe serle fiel a su esposa. Debe tener control propio, vivir sabiamente y tener una buena reputación. Con agrado debe recibir visitas y huéspedes en su casa y también debe tener la capacidad de enseñar.  No debe emborracharse ni ser violento. Debe ser amable, no debe buscar pleitos ni amar el dinero.  Debe dirigir bien a su propia familia, y que sus hijos lo respeten y lo obedezcan.  Pues, si un hombre no puede dirigir a los de su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?

 Un anciano no debe ser un nuevo creyente porque podría volverse orgulloso, y el diablo lo haría caer. Además, la gente que no es de la iglesia debe hablar bien de él, para que no sea deshonrado y caiga en la trampa del diablo.

 De la misma manera, los diáconos deben ser dignos de mucho respeto y tener integridad. No deben emborracharse ni ser deshonestos con el dinero.  Tienen que estar comprometidos con el misterio de la fe que ahora ha sido revelado y vivir con la conciencia limpia.  Que sean evaluados cuidadosamente antes de ser nombrados como diáconos. Si pasan el examen, entonces que sirvan como diáconos.

De la misma manera, sus esposas deben ser dignas de respeto y no calumniar a nadie. Deben tener control propio y ser fieles en todo lo que hagan.

 Un diácono debe serle fiel a su esposa, dirigir bien a sus hijos y a los demás de su casa.  Los que hagan bien su trabajo como diáconos serán recompensados con el respeto de los demás y aumentarán su confianza en la fe en Cristo Jesús.

 1 Timoteo 3: 1-13


2 responses to “Iglesia: #1 Cuestionamientos validos y manipulación

Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: