Y eso… ¿Fue o no fue de Dios?

¿Cuantos queremos que Dios nos hable? ¿Cuantos han recibido palabra de Dios? ¿Cuantos dudan de lo que Dios les dijo?


Cuando una profecía viene a mi vida de parte de una persona, tomo en cuenta muchas cosas porque es bien fácil confundirse y confundir a otros. De forma automática me ayudan a creer en Dios o simplemente y maduramente conocer las intenciones del corazón de las personas que lo “intentaron”.
Algunas de las cosas que aprendí de otros o por experiencia propia son las siguientes:

Muchas personas andan con buenas intenciones.
En realidad no lo hacen por maldad sino por vanagloria, otros porque no han aprendido a poner bajo sujeción sus sentimientos. El mensaje era de ellos y nunca estuvo en el corazón de Dios. En el peor de los casos vemos como la manipulación lleva a extremos groseros y dar un testimonio pésimo a los que no conocen de Dios. Triste la verdad.

Generalmente todo profeta según la palabra de Dios pone parte de si en la mayoría de los mensajes.
Dios da un mensaje, pero muchas veces nosotros queremos “agregarle” la interpretación o recomendaciones al respecto, nos creemos tan dueños del mensaje que nos damos el lujo de darle el enfoque que nosotros queremos. Eso es un grave error. Si Dios hablo y nosotros agregamos cosas que no tienen que ver con el mensaje la culpa es nuestra y en ocasiones de la persona por no probar los espíritus o pedir confirmación. El sentimiento, la euforia o poca euforia, la gracia o la dureza con que se da un mensaje generalmente son del pastor o de la persona que profetiza sobre su vida. Algunos son bien amables, otros bien cortantes etc. pero al final el mensaje era de Dios.
Que te toco un líder tosco en su forma de darlo… es su personalidad, así como le pasaba a Eliseo que tenía el respaldo de Dios pero era de carácter fuerte como para mandar un par de maldiciones usando el nombre de Dios a los que se burlaron de él.
¿Dios le dijo que hiciera eso? No, pero se dio tal y cual lo dijo.
¿Te toco una profeta tierna y cariñosa al decir un mensaje? ok pero toma en cuenta este aspecto medita en lo que estás oyendo.

Que Dios no se molesta confirmar de nuevo el mensaje, sino es un Dios paciente.
Dios no se irrita contigo si le pides confirmación de una palabra, hay cosas que NO necesitan confirmación porque están más que claras pero si puedes hacerlo y el Señor como lo hizo con los patriarcas bíblicos te dará su respuesta. Recuerda que la obediencia y la relación con el hacen que esto se facilite.

Que muchas cosas que Dios me dice no son para entenderlas ahorita.
El Dios a quien servimos es omnipotente y todo lo sabe; no hay cosa que le sea oculta pero en nuestra mente finita no podemos ver todo lo que él ve, solo si el Espíritu Santo nos lo revela así. Y cuando no entiendas algo, no te engañes ni nos engañes a todos haciendo finta que has entendido todo. Se honesto hay cosas que nos parecen irreales y locuras. Pero en su tiempo y contexto se dan pues Dios no falla.
¿Puede el cambiar algo por nuestra necedad o terquedad? Si, puede. El hecho que dijera que Israel entraría a la tierra prometida no detuvo que matara a los hombres viejos por su rebeldía contra él. ¿Cumplió Dios? Si, entro Israel a su tierra. ¿Cumplió su promesa que esa generación no entraría? Vaya que sí, y algunos hasta descendieron vivos al Hades.

La Biblia dice que Dios es un Dios de paz y no de confusión.
Si has recibido profecías o mensajes de Dios atravesó de otros te ruego: no pases día y noche con migraña tratando de “descifrar” si es de Dios o no es de Dios. Hazle un favor a tu cerebro y no lo hagas trabajar en algo que no llegara a ningún lugar. Mejor pide a Dios que confirme su mensaje. No es una interpretación si no estás seguro que quiso decir, sino más bien ve a tu pastor o un líder de confianza y compártelo. Hay personas que dan su consejo según su propia opinión, gusto o conveniencia y esos no los queremos para nada. Huye de esos momentos.
Hay personas que sencillamente no lo entienden y para hablar solo se necesita boca. No dejemos que nuestra terquedad salga a flote queriendo seguir con la misma melodía todo el día sin hacer algo para conocerlo. Dios está en su trono tú eres su hijo, no necesitas hacer especulaciones.

Que caigo mal y hago el ridículo en los cielos cuando critico o juzgo a un profeta que solo quería hacerse ver.
¿Porque perder tiempo con esa gente? En realidad te pido que uses bien tu mente, tu energía emocional, tus emociones en sí, tu mente y no pongas una cara de enojado, mejor sonríe y sigue adelante y cree a Dios por personas que sean fieles al mensaje de su palabra.
No mal gastes tiempo con gente necia.

No debía mal interpretar “En la multitud de consejeros esta la sabiduría”.
¿Porque? Porque si me voy a preguntar a personas que están mas confundidas que yo nada más lograre… confundirme más. Así de sencillo.
Conozcamos quienes son nuestros mentores, un líder con capacidad 5 no puede guiar a otros con capacidad 6 o 7 de intelectualidad. Eso es ley natural, y aunque Dios puede usar a nuestros padres y maestros debemos comprender si identificamos inmadurez en las respuestas de ellos y callad.

Que cuando en la congregación están ministrando no me debo sentir menos si a mí no me dan palabra “profética”.
Eso es nuevo y recién lo estoy llevando conmigo, pues desde que comencé a caminar con el Señor los mensajes han sido muy frecuentes de diferentes formas, pero en estos momentos cuando Dios habla a uno y luego a otro y a mí no, eso no me hace menos porque él quiere hablar conmigo y por eso oro que él me hable a mí de tal manera que no necesite de una profecía en la mayoría de los casos.
Es decir, yo no tengo que pedir a Dios que venga un profeta a decirme que soy su hijo amado y que él me ama… eso está en la palabra!!! Que más expresión de amor que su perdón, su gracia y la obra de la cruz! Dejemos de ser sensacionalistas (no me mal interpretes no estoy diciendo que nos hagamos escépticos que por cierto hacen una fea figura con su incredulidad voluntaria delante de Dios).

Que si no creo, puedo pedir a Dios “fe”
Un hombre vino a Cristo y le pidió que perdonara su incredulidad, reconoció que por sí mismo no podía tener fe. La fe que mueve la mano de Dios así como la de Abraham no es una fe natural y de razonamiento humano. Es algo sobrenatural.
Mas no soy digno de juicio y del infierno si no puedo creer, obvio no es lo ideal no poder creer pero no carguemos con la culpa, vengamos a la fuente, al autor y que lleva cumplimiento nuestra fe: Jesucristo.

Espero estos puntos te ayuden a cometer menos errores cuando Dios quiere hablarnos usando a una persona de forma directa.

Y el Señor les habló: «Escuchen lo que voy a decir: »Si hubiera profetas entre ustedes, yo, el Señor, me revelaría en visiones; les hablaría en sueños. 

Numeros 12: 6

Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús.  No apaguen al Espíritu Santo.  No se burlen de las profecías,  sino pongan a prueba todo lo que se dice. Retengan lo que es bueno.  Aléjense de toda clase de mal. 

1 Tesalonicenses 5: 18-22


One response to “Y eso… ¿Fue o no fue de Dios?

  • Nicolas Marcial Lizarraga Duran

    querido hermano, una vez mas doy gracias a Dios por tu vida, me gustaria poder compartir contigo un poco de lo q esta pasando en mi vida que por cierto los 2 articulos que me llegaron de ti, me ayudaron mucho… serias muy amable si me envias tu correo XFa..

    Like

Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: