La Universidad de Dios

Esto es acerca de cuando Dios permite en nuestras vidas cosas que nos causan dolor.

Vino a mí mente, la siguiente ilustración, es como sí Dios nos dijera: Hijo o hija mía, yo quiero hacer de ti un Hijo mío con un corazón amante y de siervo, un corazón humilde y con una fe firme, que tu vida espiritual sea como una montaña que no se mueve. Quiero que veas mi bendición y mi poder en tu vida y que todos me den la gloria por lo hecho en tu vida. Quiero tener en tí un siervo capaz de manejar grandes cosas y administrar muchos recursos y que tengas autoridad sobre muchas cosas también. Y uno Gritaría de alegría: ¡DONDE FIRMO SEÑOR! Y el Señor dice, firma aquí y te inscribiré en mí UNIVERSIDAD. Una vez que estamos inscritos, el Señor nos da “La tira de materias” jeje! Y con los ojos muy abiertos, comenzamos a leer la lista de materias, que dice más o menos así. Primer semestre: Como sobrevivir a la decepción (material necesario ser decepcionado con toda brutalidad previamente, no cuenta el haberse dado cuenta que Santa es un fraude); Taller Fracaso y seguir confiando; Escasez Económica I (Como contentarse con lo que tienes que no es mucho, pero sí suficiente) Segundo semestre: Tormentas en tu vida; Perdidas económicas, Enfermedades I; Manejo de Imprevistos sin amarguras Y la lista sigue: En el tercer semestre: Ataques a tu familia; Ser engañado II; Ser Robado I; Tus Sueños Rotos III, Empezar de nuevo I; Decepcionado por el liderazgo II: Fracaso financiero I; Somete a la autoridad tu vida (I, II, II…. XV) materia permanente en cada semestre y el examen final del semestre: TESINA: GOZO A PESAR DE TODO I (Nota: para acreditar todas estas materias, se exige al estudiante el aprobarlas sin guardar amargura, ni rencor en el corazón en contra de sus instructores, o su calificación se anulara y tendría que repetir las materias hasta que no haya restos de amargura) El alumno de esta historia se ¡ESPANTA! y corre a la oficina del Señor y le dice ¡SEÑOR! Esta no puede ser tu universidad para ver tu gloria y ser una persona conforme a tu corazón, tener autoridad, poder espiritual, hacer milagros, recibir bendiciones, etc. etc. Yo pensé que aquí las materias serían algo así como: Dios me lo hara fácil; Milagros instantáneos II; Sanidad Instantánea; ¡Nadie toca a mí hijo consentido dice Dios!; Abundancia curso avanzado; Iglesia Sana II; Liderazgo sin fallas III; Otros sufren pero Dios no permitiría que a ti te pase nada nunca en esta tierra.

¡Señor esto no puede ser tu universidad!

Y el Señor contesto: Hijo mío efectivamente, esta es mí universidad, las materias que tu propones, no te llevarían a ser como yo deseo, ni a ver mí gloria. Pues lo único que resultaría sí mi universidad fuera como tu la quieres, es que tu corazón se volvería soberbio y demandante conmigo y frío y duro con los demás en la tierra a quienes terminarais por juzgar y enjuiciar como inferiores, sintiéndote tu superior a causa de tu relación conmigo y tus bendiciones y nada te movería a comprender a los demás en sus penas y dolores y mucho menos te moverlas a ayudarles en nada.

Sí las materias fueran las que tu propones aprenderías a verme como a un genio de lampara al que se le puede manipular y no un Dios en el que se puede confiar y al que basados en esta confianza nacida en el corazón se le puede obedecer.

En cambio, mis materias, aunque difíciles en ocasiones, al aprobarlas, sacarán de tu corazón, toda autosuficiencia, avaricia, rencor, ira, deseo de vanagloria, amor al dinero, lujuria y formarán en ti un corazón dependiente de mí, de mi gracia, obediente a mí palabra y entonces !!!!! Efectivamente podrás ver mi gloria en tu vida y mi poder actuar a tu favor, entonces las personas que vean tu corazón y tu vida, tus reacciones en medio de la prueba, tus palabras, tu vida familiar, tu gozo y tu contentamiento, tu alabanza en medio de cualquiera que sea la situación y me alabarán y querrán saber de mí.

Con un corazón que ha pasado por mi universidad, no habrá duda de que mi gloria se manifestara en tu vida y que muchos lo verán. Podrás manejar la autoridad, el poder espiritual, el tener autoridad e influencia, sin que te conviertas en una amenaza para tí mismo y para mí Iglesia. Así que animo y entra a tus clases, creo que el profesor de “Esperando más de lo que deseo, por respuestas I” esta por comenzar su clase.

¡A-DIOS!

Espero que esta reflexión les sea de bendición. Reciban todos un abrazo.

Carlos Arias

Pastor y Miembro de Libres en Cristo

Mexico D.F.


2 responses to “La Universidad de Dios

Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: