El abrazo de mi Padre

Muchas veces lloré a las plantas del Padre Celestial pidiendo un milagro para mi vida. Sentimientos invadían mi mente y no eran compatibles con mi fe cristiana. Anhelaba profundamente un “milagro”, un giro de 180º instantáneo o un despertar libre de opresión.

Escuchaba a Jeremías que anunciaba las palabras de Jehová…

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. 

Jeremias 33: 3 RVR 

… Y deseaba ardientemente entender las luchas que cargaba y hallar descanso.

Pero como dice el sabio Salomón…

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. 

Eclesiastes 3: 1

… Llegó el momento oportuno para mi ser y Papá comenzó a trabajar a Su manera en mí. Un año 2010 cargado de experiencias límites y difíciles para mi corazón, mas el preciso para tratar conmigo.
Navegando por Internet di con un enlace a la página de la Convención Internacional de Liderazgo Juvenil. Comencé a revisar la información disponible y las biografías de expositores, hasta que entre todos los antecedentes aparecieron los de Esteban Borghetti; y era lo que necesitaba. Compré su libro y Dios trajo luz. Papá arregló todo y armé las maletas para Buenos Aires.
En Love 2010, después del taller y de haber conversado con Borghetti, que recibí un abrazo de su parte. Y fue como el abrazo de mi Padre… el que yo necesitaba y había buscado por mucho tiempo. Mi Papá me estrechaba y me mostraba un camino, ¡uno de esperanza y libertad en Él! Y por intermedio de un niño, que se acercó y me entregó un volante con un texto, pude escuchar Su voz:

Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará… 

Deuteronomio 31: 8 RVR 

Una bella promesa era declarada en lo que sería el inicio de un proceso que me condujo a la libertad del yugo del pecado sexual, por Su gran amor.
De regreso en Chile, fui puesto en contacto con un hermano que me animó a tomar el curso Puerta de Esperanza, del ministerio Setting Captives Free. Luego, me convidó a unas charlas que dictaría el Dr. Ricardo Marroquín en la capital del país. Con miedo y temor asistí, pero una vez más percibí el abrazo del Padre. Conocí allí al fundador de Libres en Cristo, quien gestionó la asignación de mi mentor, y a mi compañero de entrega de cuentas. El Señor proveyó una cadena de rescate y restauración.
Nunca lo imaginé así, mas Él lo tenía todo planeado, bastaba esperar y descansar en Sus brazos. Y ha transcurrido un año y poco más, y puedo decir que ya no soy el mismo de ayer, pues Su gracia transformó mi ser ¡Aleluya! Hoy proclamo que en Cristo hay libertad y sanidad del alma herida. Su abrazo se hace sentir, al acogernos y restaurarnos, al llevarnos de regreso al redil. ¡A Él la gloria!

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.
Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. 

Filipenses 3: 12-14 RVR 

Por: Eric A. Navarrete 

Miembro de Libres en Cristo para Chile


3 responses to “El abrazo de mi Padre

Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: