Mi testimonio [2/3]

Estuve en Libres en Cristo hace un tiempo ya que de adolescente tome malas decisiones en el área sexual. Mi sexualidad y mis ojos eran un desastre. Mi identidad se deformó poco a poco.

Un “amigo” me llevo a mi casa una revista pornográfica. Nunca había visto una y eso fue un espiral de degradación en mi vida. En realidad ya llevaba el camino preparado y eso solo fue una de las peores cosas que pudo suceder en mi vida. Otro día encontré vídeos pornográficos en la habitación de mi padre “cristiano” y los veía sin que supiese. Ahora había alguien mas que necesitaba ayuda en la familia. Mas adelante supe que el obligaba a mi madre a ver pornografia en cines clandestinos eróticos. La adicción me alcanzo. Veía como todos nos alejábamos de Dios.

Tenia una adicción sexual y ya para mi una chica solo era un objeto. Pero en mi adolescencia lo que inicie a experimentar fue sentir un vacío, una soledad y sentimientos inexplicables de temor y ansiedad y de sentirme menos que otros. Llegue a ser lo peor en la escuela y mis notas solo fueron de mal en peor. Nunca tuve una verdadera relación con mi papá terrenal, su vida también iba de mal en peor. Perder su empleo, engañar a la familia, andar huyendo de casa, ocultar su vida oculta, meterse en problemas serios y graves con la ley… Llegue a pensar que no tenia el deber de verlo como una persona de autoridad y por momento pensé: Yo no tengo papá, ESO no es mi papá.

Pero, regresando a mi adolescencia me aleje de Dios aunque mis padres siguieron el camino del Señor yendo a la iglesia. En especial énfasis ella.

Llegue a rebelarme tanto contra mis padres y los odiaba a ambos, no podía hablarles pacíficamente e hice lo que me parecía. Trataron de tomar el control de mi vida pero no se los permití lo mas que pude y su desventaja era su falta de autoridad en la casa por el ejemplo que estaba recibiendo.

Comencé a escuchar música Hard Rock y Metal subliminal. Compre discos con contenido satánico y hasta profane una biblia en mi cuarto, comencé a odiar y maldecir incluso a Dios mismo en una manera degradante…

Me comenzó a gustar esa vida, las letras de la música de odio y amargura me “llenaban” y me hacían sentir identificado con lo que sentía contra Dios y contra mis familia, las películas para mi solo tenían sentido si había violencia.

A pesar de todo tenia momentos donde el enemigo ponía deseos de suicidio y homicidio pero por las oraciones de mi madre no los cometí. Sin embargo mis labios tenían sed de hacerlo.

¿Como podías odiar a tu madre? Contra mi madre por haberme maltratado en mi niñez y haber castrado mi carácter. Ya que en sus maltratos ella me decía lo mucho que se decepcionaba de mi y sus deseos de acabar conmigo… mi sueño de niño era irme a Estados Unidos para que si acaso ella me ponía un dedo encima yo la pudiera denunciar y mandarla a prisión.

Luego se ella arrepentía mucho llorando, y volvía el ciclo. Ella se lastimo mucho, solo reaccionaba en base a lo que había vivido pero ya había destruido mi carácter. Si era tímido y callado como persona ahí las cosas se deformaron mas de lo que pude soportar. Solo la misericordia de Dios hizo que terminara mi secundaria. El ultimo año mi padre no me pudo pagar mis estudios así que otro familiar me ayudo. Estaba decepcionado.

Con una falsa identidad comprometí mi cuerpo a lo mas bajo. Con personas de mi mismo sexo.

Doy gracias a Dios que no al nivel que yo deseaba y que no conocía el Internet aun, porque eso hubiera sido terminar de hundirme sin regreso. Honestamente no tenia buenos amigos: Inseguridad era uno, temor era otro, arrogancia era otro, envidia al máximo y la peor de todas se llamaba soledad.

Tuve un amigo que estudiaba conmigo y tuve una fuerte dependencia con el, el era criminal que buscaba rehacer su vida. No aprendí muchas cosas buenas de el. Lo puse como un dios en mi vida.

Una vez un joven se me acerco, y me dijo que porque luchaba contra Dios. Que el me buscaba. Y lo que este joven me dijo hizo resonancia en mi ser, sobre todo porque ya comenzaba a escuchar cosas así por medio de otras personas  y tenia sed, sed de un Papá verdadero y que me amara. Uno que yo admire y sea su amigo. En ese tiempo sucedió algo estupendo: mi madre cambio increíblemente y antes que cumpliera los diecisiete años cuando tendría un encuentro con Jesucristo que cambiaría mi vida para siempre.

Continuara en el siguiente post…


Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: