¿Qué importa, realmente?

Estoy seguro de que usted también habría luchado con esta pregunta. Tal vez también ha ido a través de los hechos, de la religión y de la fe, y ha encontrado usted mismo, más a menudo, que no es más que un pozo seco. Las oraciones parecen vacías. Las metas suenan inalcanzables. El cristianismo llega a ser un complicado registro de altos y bajos, y de notas que no suenan como deberían.

¿Es esto todo lo que hay? Asistencia del día domingo. Hermosas canciones. Diezmos llenos de fe. Cruces doradas. Vestidos de tres piezas. Grandes coros. Biblias de cuero. Esto es bonito y todo, pero… ¿Dónde está el corazón, la esencia de todo esto?
Revolví mi café. Lan revolvió el suyo. Yo no tenía respuesta. Todos mis versículos tan obedientemente memorizados
Parecían inapropiados. Todas mis respuestas «enlatadas» parecían pobres, chatas.
Sin embargo, ahora, muchos años más tarde, sé que compartiría con él.
Piense sobre estas palabras de Pablo en 1 Corintios, capítulo 15.

«Porque, primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados,
Conforme a las Escrituras»

«Porque primeramente…», dice.
Siga leyendo: «Y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras, y que apareció a Cefas, y después a los doce».

Aquí está. Casi muy simple. Jesús fue muerto, enterrado y resucitado. ¿Sorprendido? Lo que importa es la cruz. Ni más, ni menos. La cruz.

Cristo descansa en la cronología de la historia como un refulgente diamante. Su tragedia resume la de todos los que sufren. Su absurdo atrae a todos los cínicos. Su esperanza anima a todos los buscadores.
Y según Pablo, la cruz es lo que cuenta.
[Madre mía! ¡Qué pedazo de madera…! La historia la ha idolatrado y la ha despreciado, la ha hecho una cruz de oro o plateada y hasta la ha quemado, la ha usado y la ha tirado. La historia ha hecho todo con ella, menos pasarla por alto.
Esa es la única opción que la cruz no ofrece. ¡Nadie puede dejarla de lado! Usted no puede pasar por alto un pedazo de madera que sostiene la más grande proclamación en la historia. ¿Un carpintero crucificado proclamando que Él es Dios en la tierra? ¿Divino? ¿Eterno? ¿El destructor de la muerte?
No se sorprenda entonces que Pablo llame a esto «la locura del evangelio». Su afirmación es sensata: si el relato es verdadero, es el eje de la historia. Punto. Si no, es el engaño de la historia. Es por esa razón que la cruz es lo que importa. Esa es la razón por la que si yo tuviera esa taza de café para beber con Lan otra vez, le hablaría acerca de esto. Le contaría el drama de ese día de abril en que soplaba el viento, el día cuando el reino de la muerte fue recuperado y la esperanza alzó la recompensa. Le diría acerca de la caída de Pedro, de la vacilación de Pilato y de la lealtad de Juan. Veríamos sobre ese jardín de la decisión lleno de tinieblas y del cuarto incandescente de la resurrección. Discutiríamos las últimas palabras pronunciadas tan deliberadamente por este auto sacrificante Mesías.
Y finalmente, miraríamos al Mesías mismo. Un obrero judío cuya proclama alteró a todo un mundo, y cuya promesa nunca ha sido igualada.
No se sorprenda de que lo llamen el Salvador.
Me estoy preguntando si no podría estarme dirigiendo a algunos lectores que tengan la misma pregunta que Lan tenía.
Oh, la cruz no es nada nuevo para usted. Usted la ha visto. Usted la ha usado. Ha pensado en ella. Usted ha leído acerca de ella. Tal vez haya orado ante ella. Pero, ¿la conoce?
Cualquier estudio serio de la proclama cristiana es, en su esencia un estudio de la cruz. Aceptar o rechazar a Cristo sin un cuidadoso examen del Calvario es como decidirse por un automóvil sin considerar el motor. Ser religioso sin conocer la cruz es como poseer un Mercedes sin motor. Bonita carrocería, pero ¿dónde está su poder?

Tomado de “Con Razon lo Llaman el Salvador” (1986) por Max Lucado pag. 10-12.


3 responses to “¿Qué importa, realmente?

Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: