¡Nuevas son cada mañana!

Me arrebató la paz  y ya no recuerdo qué es la prosperidad. 
Yo exclamo: «¡Mi esplendor ha desaparecido! ¡Se perdió todo lo que yo esperaba del SEñOR!».

Recordar mi sufrimiento y no tener hogar es tan amargo que no encuentro palabras. 

Siempre tengo presente este terrible tiempo mientras me lamento por mi pérdida. 

No obstante, aún me atrevo a tener esperanza cuando recuerdo lo siguiente:

¡el fiel amor del SEñOR nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. 
Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana. 
Me digo: «El SEñOR es mi herencia, por lo tanto, ¡esperaré en él!».

El SEñOR es bueno con los que dependen de él, con aquellos que lo buscan. 
Por eso es bueno esperar en silencio la salvación que proviene del SEñOR. 
Y es bueno que todos se sometan desde temprana edad al yugo de su disciplina: que se queden solos en silencio bajo las exigencias del SEñOR. 

Que se postren rostro en tierra pues quizá por fin haya esperanza. 

Que vuelvan la otra mejilla a aquellos que los golpean y que acepten los insultos de sus enemigos. Pues el Señor no abandona a nadie para siempre. 

Aunque trae dolor, también muestra compasión debido a la grandeza de su amor inagotable. Pues él no se complace en herir a la gente o en causarles dolor.

Si la gente pisotea a todos los prisioneros de la tierra, si privan a otros de sus derechos, desafiando al Altísimo, si tuercen la justicia en los tribunales, 
 ¿acaso no ve el Señor todas estas cosas? ¿Quién puede ordenar que algo suceda sin permiso del SEñOR? 

¿No envía el Altísimo tanto calamidad como bien? 

Entonces, ¿por qué nosotros, simples humanos, habríamos de quejarnos cuando somos castigados por nuestros pecados?

En cambio, probemos y examinemos nuestros caminos 
 y volvamos al SEñOR. 

Lamentaciones 3: 17-40

 

Te invito a leer todo el capitulo en la Nueva traducción Viviente que es la que utilizamos en este Blog para las citas.

¿Que me dices? hay versículos que no requieren mayor interpretación, sino solo darle gracias aquel que nos abrazo con su misericordia.

Nueva son cada mañana.

A veces necesitamos solo callar y dejar que el susurre a nuestro oido: “Mi misericordia es abundante en ti. Espera en silencio hijo(a). No me digas como hacer las cosas, tengo el control”.

Hoy, cuando salio el sol, te espero al amanecer con una nueva oportunidad para hacerlo mejor.


One response to “¡Nuevas son cada mañana!

  • Aaron Santizo

    una palabra que me llego hasta el corazon …

    A veces necesitamos solo callar y dejar que el susurre a nuestro oido: “Mi misericordia es abundante en ti. Espera en silencio hijo(a). No me digas como hacer las cosas, tengo el control”

    gracias Edu

    Like

Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: