Paternidad Espiritual: Elías y Eliseo II Parte

[Mi amigo Ernesto Mejia, nos enseña sus notas y experiencias sobre la Paternidad Espiritual. Como les comentaba, como hijos e hijas necesitamos de otros lideres que nos formen, en carácter, en disciplina y en temple. De esta forma nos dirigimos correctamente y de forma bíblica para llevar a cabo nuestra misión como hijos del Padre Celestial y siervo, y que es parte del propósito fundamental del Evangelio. Un Evangelio de cambio y trasformación. Esta es la segunda entrega de este estudio. El tema lo iremos tocando nuevamente a través de nuevas entradas. Un abrazo.]
Eliseo acompañó a Elías a un segundo lugar en su viaje de paternidad, Betel, el lugar donde Jacob vio la escalera de ángeles, y recibió unción y visión de su Padre Celestial.
Así como Jacob recostó su cabeza en una piedra que ungió al despertar, yo necesito hacer que mi cabeza y mi mente descansen en las palabras y visión de mis pastores.
Hay muchos maestros, pero no todos son padres espirituales. Debo amar la visión de mi iglesia y ejecutarla con mis talentos, cuando sea el momento. Debo llenarme con la comida que nuestros pastores dan semana a semana, y no desear la comida que se cocina “en casa ajena a la de mi padre”.
Jacob se volvió a ungir la roca. Yo debo regresar a la visión que me alimenta, y ungir con bendición al pastor que me la da. Jacob no siguió simplemente su camino con la palabra de Dios en su corazón. Yo no sigo mi camino sin bendecir a los hombres que me alimentan en esta restauración.

Si quiero recibir la visión de un padre espiritual, caminar como él, hablar como él y actuar como él, debo continuar en este proceso de transformación de miembro de la congregación, a hijo espiritual.

Eliseo viajó con Elías a un tercer lugar donde simbólicamente un hijo recibe paternidad, la ciudad de Jericó. Allí los hijos de Israel habían acompañado a Josué a derribar murallas en batalla. Los miembros de la iglesia que tiene luchas se van; los hijos se quedan y pelean por su padre.
Durante los últimos meses ha sido un reto para mí aprender a ser hijo, y recibir de mis pastores y líderes la bendición paternal en mi trabajo en la obra de Dios. En el pasado, siempre intenté evadir y resistir a la autoridad, y ahora encuentro inclusión y bendición en la honra que debo a un padre espiritual.
Ernesto Mejía
Director Ejecutivo de Libres en Cristo

Déjame conocer que piensas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: